Pages

Categories

Search

Adiós a las astillas de madera: GE está construyendo una planta masiva de bioenergía en Bélgica

Adiós a las astillas de madera: GE está construyendo una planta masiva de bioenergía en Bélgica

La madera, la fuente de combustible más antigua del planeta, está experimentando un gran repunte en la ciudad medieval belga de Gante. Belgian Eco Energy (BEE) ha seleccionado a GE para construir la que será la mayor y más eficiente central eléctrica supercrítica de biomasa de astillas de madera quemada en el mundo.

Situada en el puerto de la ciudad en el Canal de Ghent-Terneuzen, la planta producirá 215 megavatios de electricidad y 110 megavatios de energía térmica. Esta cantidad es suficiente  para abastecer a los grandes clientes industriales y a la calefacción urbana en Gante. Cuando comience a operar en 2019, la eficiencia energética total de la planta estará por encima del récord del 60 por ciento en el modo combinado de electricidad y calor. La eficiencia eléctrica neta alcanzará el 42,5 por ciento, otro logro más para la industria.

Planta energética de astillas de madera quemada de BEE

Imagen principal: el corazón medieval de Gante. Créditos: Getty Images. Arriba: la nueva planta energética de astillas de madera quemada de BEE. Crédito de la imagen: GE Power.

La biomasa es un tipo de combustible biológico derivado de materia «viva», como la madera utilizada. Se está convirtiendo en una opción popular para la generación de electricidad. En Gante, GE combinará combustible de biomasa con su «tecnología supercrítica», que expone el agua a alta temperatura y presión hasta que se convierte en un fluido supercrítico, un estado en el que ya no tiene fases líquidas y gaseosas específicas. Esto permite que la turbina funcione de manera más eficiente.

El fluido a alta presión y temperatura se expande en la turbina y produce energía mecánica, la cual acciona un generador eléctrico. La planta envía entonces la energía térmica restante a un sistema de calentamiento local para mantener calientes los hogares y negocios vecinos. «Ésta es una central innovadora y la primera de su clase», dice Alain Remy, gerente comercial de ventas en GE Power. «La mayoría de las plantas de biomasa son conversiones de centrales de carbón o aún lo utilizan en menor medida. En este caso, no tendremos combustible adicional.»

Pila de astillas de madera

Un montón de astillas de madera. Crédito de la imagen: Getty Images.

De hecho, en comparación con una central térmica de carbón, la tecnología de la planta de Gante permitirá al operador, Veolia, evitar emisiones equivalentes al calentamiento de los hogares de los 240.000 habitantes de Gante.

BEE almacenará 100.000 toneladas de astillas de madera en la planta en todo momento para asegurarse de que siempre tiene combustible. El resto llegará por barco desde Estados Unidos y Sudáfrica, donde BEE ha firmado contratos a 15 años con los proveedores.

La mayor parte de la madera procedente de Estados Unidos se obtendrá de la industria del papel y la pasta. Con la demanda del papel reduciéndose, los árboles que una vez fueron marcados para la planta de celulosa ahora irán a Bélgica para producir electricidad y calor. Sudáfrica proporcionará madera de arbustos que necesitan ser cortados para dejar espacio a la agricultura. Remy afirma que no hay que preocuparse por la extinción de la madera como combustible. «El mercado de las astillas de madera es lo suficientemente grande», dice.

Cuando la madera se quema, genera un gas de combustión que contiene dióxido de carbono y un bajo nivel de partículas. Como BEE fue diseñado para permanecer neutro en carbón, el operador llevará a cabo una campaña masiva de reforestación para asegurar que los nuevos árboles contrarrestan los desechos de madera quemados en la planta.

La central también inyectará piedra caliza en la caldera, que se une al azufre en la ceniza y evita que se lance al aire. La planta venderá la piedra caliza gastada para su reutilización en la industria de la construcción. Remy sostiene: «Esta tecnología nos está llevando hacia atrás y hacia el futuro.»