Pages

Categories

Search

Buddy Bots: Estos robots nos librarán del trabajo aburrido, sucio y peligroso

Buddy Bots: Estos robots nos librarán del trabajo aburrido, sucio y peligroso

Es un compañero de trabajo distinto a cualquier otro ─no teme meterse en situaciones peligrosas, asume tareas aburridas durante horas y responde a las desconocidas preguntas de mantenimiento que uno pueda tener. Él es realmente eso, un robot llamado The Guardian. Forma parte de un sistema de robots aéreo basado en tierra y mar que GE está desarrollando para comprobar de forma autónoma los daños, las temperaturas inusualmente altas y otras anormalidades en locomotoras y otros bienes industriales. Los robots están capacitados para izar la bandera roja cuando encuentran errores.

Los Guardians y otras máquinas similares están a la vanguardia de una creciente flota de robots que afrontan tareas clasificadas como «las tres D»: sucias, aburridas y peligrosas (dirty, dull and dangerous, en inglés). Algunos están construidos con forma de serpiente para rastrear a través de tuberías y maquinaria pesada e inspeccionar sus entrañas. Otros nadan por las piscinas de los reactores nucleares irradiados, detectan lesiones y mantienen limpias las superficies de los recipientes. Existe otra variedad llevada hasta el aire, volando alrededor de las refinerías e inspeccionando las antorchas.

Vehículo submarino dirigible y no tripulado que inspecciona los recipientes de los reactores nucleares.

Imagen superior: GE está desarrollando un software robótico de percepción que se extenderá a una variedad de sistemas robóticos, como el de la fotografía superior. Crédito de la imagen: GE Global Research. Arriba: Stinger, un poco más alto que un ser humano promedio, es un vehículo submarino dirigible y no tripulado que inspecciona los recipientes de los reactores nucleares. Crédito del GIF: GE Hitachi Energy.

Los robots aéreos tendrán aplicaciones en muchas industrias.

Los robots aéreos tendrán aplicaciones en muchas industrias, incluyendo la agricultura, la energía, la preservación del medio ambiente e incluso la lucha contra la caza furtiva. Crédito del GIF: Airware.

No es de extrañar que muchos expertos en automatización crean que el mundo está entrando en una nueva era de la robótica industrial. Según afirman, las máquinas inteligentes, móviles y colaborativas están a punto de cambiar la percepción del trabajo. Ven un futuro a nuestro alcance donde técnicos, mineros, operarios de planta, primeros transmisores, científicos y demás trabajan hombro a hombro con las máquinas construidas para aprender de sus colegas humanos cómo terminar una nueva tarea, pedir ayuda ante un problema y realizar funciones por su cuenta o con sus compañeros de equipo.

«Los robots son la nueva gran herramienta industrial, y el equipo de colaboración hombre-robot es el lugar hacia donde nos dirigimos», cuenta John Lizzi, quien encabeza el laboratorio de investigación de GE en el área de los sistemas inteligentes distribuidos. «La tecnología ya nos perturba bastante hoy en día. Llegará a ser más transformacional en cinco a diez años, cuando la percepción de la máquina mejore.»

Robots colaborativos

Robots colaborativos como Baxter, de Rethink Robotics, ya están trabajando en varias fábricas estadounidenses. Crédito de la imagen: Rethink Robotics.

Lizzi y su equipo convocaron un encuentro con los principales especialistas en robótica del mundo en el Global Research Center de GE en Niskayuna, Nueva York. El objetivo de la cumbre fue tomar el pulso a un campo en rápida evolución y definir el camino hacia el cual se dirige la automatización industrial.

GE Guardian Rail Robot

Un prototipo Early de GE Guardian Rail Robot. GE está desarrollando una nueva plataforma para optimizar la gestión y el control de los bienes ferroviarios. Esto ayudará a aumentar la fiabilidad y la velocidad a la que los vagones se mueven a través de la red ferroviaria. Crédito de la imagen: GE Global Research.

El término robot industrial evoca imágenes de grandes y potentes brazos soldando chasis e instalando parabrisas en las líneas de montaje de la industria automotriz. Sin embargo, estos mecánicos brutos encontraron trabajo gracias a su fuerza inquebrantable y su capacidad de completar una tarea, levantar objetos y ponerlos de nuevo en el sitio exacto cada vez. «Durante 40 años hemos estado fabricando brazos robóticos basados en los humanos aunque mejores, más rápidos y más fuertes», dice Erik Nieves, fundador y CEO de la startup PlusOne Robotics, quien participó en la cumbre. «Sin embargo, los robots pueden ser algo más que versiones mejoradas de un brazo humano.»

El robot colaborativo Baxter

«Por lo general, los robots intimidan a las personas», explica Roland Menassa, de GE. «Pero la gente adora a estos nuevos robots colaborativos porque pueden estar cerca de ellos ─el robot se convierte en un útil más de su caja de herramientas.»

Nieves y otros ingenieros ven muchas posibilidades de mejoras. La mayoría de los robots actuales están programados para completar un conjunto muy específico y limitado de acciones. Requieren mucho tiempo de reprogramación por parte de un experto para realizar nuevas tareas. Pese a ser fuertes y rápidos, en su mayoría también están ciegos ante el mundo que les rodea y son un peligro potencial para los seres humanos que trabajan cerca. Por eso deben estar cercados y atornillados al suelo. Los robots del futuro, afirman los expertos, necesitarán una mayor inteligencia al unísono con su fuerza.

La buena noticia es que los avances en inteligencia artificial y la disminución del coste y el tamaño de los procesadores potentes y los sensores están abriendo nuevos horizontes en cuanto a las capacidades del robot. Roland Menassa, líder de GE’s Advanced Manufacturing and Software Technology Center, afirma que la revolución despegó realmente en 2011, cuando Rethink Robotics’ Baxter, el primer robot de colaboración disponible en el mercado, comenzó a trabajar. Baxter era una máquina con una cara amable cuyos brazos oscilantes se detenían tan pronto como golpeaban algo inesperado. Reprogramarlos no requería ningún especialista. Sólo hacía falta un empleado que mostrase a Baxter qué hacer moviendo sus brazos a lo largo del camino que debían seguir.

Dos robots trabajan conjuntamente para realizar inspecciones sobre el terreno.

En GE Global Research, el grupo de robótica está desarrollando equipos multi-robot que trabajan juntos en diversas tareas industriales. Aquí, dos robots trabajan conjuntamente para realizar inspecciones sobre el terreno. Crédito de la imagen: GE Global Research.