Pages

Categories

Search

Impulsando la innovación urbana: la ciudad inteligente 2.0

Impulsando la innovación urbana: la ciudad inteligente 2.0

Estamos presenciando el despertar de las ciudades digitalizadas e inteligentes, donde se están instalando sensores para controlar la calidad del aire, la salud de las infraestructuras, el tráfico e incluso las plazas de aparcamiento disponibles. Si este nuevo nivel de información puede ayudar a los ciudadanos a lograr una mejor calidad de vida, los dirigentes deben demostrar liderazgo en la implantación de la tecnología y en ayudar a las personas a utilizarla.

Existe un gran cambio advirtiéndose en el movimiento de la ciudad inteligente, el cual remodelará nuestras urbes y creará oportunidades económicas para las décadas venideras. La omnipresencia de la tecnología y la expansión de las políticas de apertura informativa están a punto de desencadenar un motor de crecimiento económico para la innovación urbana nunca antes visto. Por primera vez en la historia, estamos diseñando ciudades digitales.

La idea de aprovechar la tecnología para ayudar a las ciudades a funcionar mejor no es un concepto nuevo. Muchos líderes locales innovadores han tomado medidas para utilizar la tecnología dentro del ayuntamiento y ayudar a sus departamentos a rendir mejor o colaborar de manera más eficaz. Las ciudades pueden haber trabajado en proyectos informativos que, por ejemplo, ayudarían a los bomberos a acceder a los planes de construcción electrónicamente al llegar al escenario de un incendio. Otras ciudades rastrearon información sobre bienes en carreteras o redes hidráulicas para predecir las áreas que necesitan ser reparadas. Algunas metrópolis incluso llegaron a utilizar modelos analíticos para predecir incidentes delictivos y redistribuir sus fuerzas de seguridad.

Todas estas soluciones ayudaron a liberar los datos atrapados en un solo departamento del ayuntamiento y permitieron hacer de ellos un uso más efectivo. Estoy orgulloso de haber podido trabajar con muchos de estos equipos, proporcionando una mejor coordinación en Río de Janeiro, un mejor transporte en Singapur y una mayor seguridad ciudadana en Memphis y Chicago.

Pero lo que está sucediendo hoy en día es mucho más grande. Estamos avanzando del aprovechamiento de la información a la entera digitalización de las ciudades. Estamos pasando de analizar la información del ayuntamiento a generar nuevos datos procedentes de sensores desplegados en toda la ciudad. Y estamos empezando a evolucionar de sólo producir datos disponibles para el ayuntamiento a ponerlos a disposición de cualquier ciudadano.

Por ejemplo, ya se están instalando sensores en todas las ciudades. Desde sensores ambientales que registran la calidad del aire, hasta sensores de vibración que miden la seguridad vial y de los puentes, e incluso sensores de estacionamiento que identifican plazas de aparcamiento disponibles, hemos comenzado a digitalizar nuestras ciudades en fases. Esto está creando un nuevo mundo de datos para mostrar no sólo lo que ha sucedido históricamente en una ciudad, sino qué ESTÁ SUCEDIENDO ahora. Mediante la comprensión de lo que está ocurriendo en una ciudad, los empresarios innovadores pueden intervenir en crear soluciones para ayudar con el tráfico y el estacionamiento, encontrar restaurantes sin largas colas y hallar un camino a través de la ciudad durante un desfile ─un reciente problema para mí─.

Lo que la ciudad ofrece a sus ciudadanos es algo más que servicios. Son soluciones que los residentes crearán por sí mismos para convertir SUS ciudades en un mejor lugar para vivir, trabajar y jugar.

Pero para dar rienda suelta realmente a la creatividad y la innovación de las ciudades, los gobernantes tienen que implementar la infraestructura necesaria para que esto sea posible, y luego permitir a los individuos y las empresas aprovechar la información. Algunas ciudades innovadoras, como Boston, ya están tomando posiciones de liderazgo en la apertura informativa entregando cuadros de mando e información en tiempo casi real a los residentes. Estos son los inicios de iniciativas que empezarán a posibilitar la mejora del desarrollo económico y la calidad de vida que no procede del mismo ayuntamiento, sino de la forma en la que éste ha autorizado a sus ciudadanos de una manera que nunca antes había sido posible.

Estamos entrando en una transformación del movimiento de la ciudad inteligente. Dado que las compañías industriales están averiguando cómo crear una nueva clase de infraestructura digital, el tipo que puede desplegar amplios conjuntos de sensores a través de una urbe económicamente, las ciudades están pensando cómo comprometer a sus ciudadanos proporcionándoles más información. A medida que esas tendencias se combinan, veremos una nueva revolución en la tecnología urbana que afecta a la iniciativa empresarial, la educación de los estudiantes y la calidad de vida de todos. Las ciudades siempre han proporcionado la infraestructura a sus comunidades. Con la emergencia de la era industrial digital, un nuevo tipo de infraestructura urbana accesible está surgiendo y los dirigentes que la aprovechen serán los  ganadores en la era de la innovación urbana.

Imagen principal: cortesía de Thinkstock.

Este artículo apareció por primera vez en LinkedIn.

John Gordon

John Gordon es el Director Digital de Current, impulsado por GE.