Pages

Categories

Search

Jim Lawton: 3 retos de la era de la innovación manufacturera

Jim Lawton: 3 retos de la era de la innovación manufacturera

22 abril, 2016
Innovación, Robótica

En la intersección entre la mente y la máquina, la fabricación está preparada para transformarse. He aquí tres desafíos que enfrenta la industria con el fin de aprovechar los avances en robótica y el Internet Industrial.

Existe un gran alboroto mediático acerca de cómo el Internet Industrial transformará la producción. En su forma más simple, esta visión cobra vida en la intersección de sensores conectados y máquinas e inteligencia habilitada con software. La combinación promete ofrecer aquello que más preocupa a los fabricantes: mayor productividad, menores costes, ciclos de innovación más rápidos, calidad de categoría mundial y cadenas de suministro más flexibles y sensibles.

Las fábricas actuales ya están provistas de equipos ─incluyendo robots─ que controlan y recopilan todo tipo de datos. A los fabricantes les gusta medir cosas: productividad, tiempo de ciclo, tasas de fallo y éxito, y la lista continúa. Asimismo, cada vez hay más información procedente de otras fuentes, incluyendo contenido desestructurado como medios de comunicación social, imágenes y transcripciones de llamadas de atención al cliente.

Lo que se necesita son formas fiables y rentables de escuchar esa nota cristalina que resuena por encima de la cacofonía. Veo tres cambios significativos cobrando forma hoy en día, los cuales nos están guiando en la dirección correcta:

1. El mundo no es perfecto ─y los robots deben ser capaces de funcionar pese a la imperfección.

Durante mucho tiempo, los robots sólo funcionaban si todo a su alrededor estaba fijo. El espacio de trabajo se diseñaba esencialmente alrededor del robot ─el cual funciona en algunas fábricas, tal como hemos visto en la industria automovilística. Pero no funciona en gran parte de las tareas que se realizan en la mayoría de las factorías. Ciertamente, tampoco funciona en nuestras casas. Lo que necesitamos son robots de propósitos más generales que trabajen en los entornos que tenemos.

2. Los robots tienen que ser más inteligentes.

En los últimos años, los robots no han sido famosos por ser particularmente inteligentes. Podemos programar un robot para ejecutar una serie de pasos, y él los realiza. Podemos incorporar condiciones «si X – entonces X», pero en esencia, el robot está ejecutando un programa. No es un robot inteligente.

Es aquí donde estamos viendo grandes avances e innovaciones. Ahora tenemos mejores robots ─aquellos que pueden trabajar en entornos imperfectos. La automatización de la tarea física está innovando rápidamente. Pero donde también estamos viendo una rápida mejora es en la automatización de la tarea cognitiva, con avances en inteligencia artificial ─incluyendo el aprendizaje automático y el aprendizaje profundo.

El asunto se pone realmente interesante cuando se combinan los dos ─las nuevas formas de automatización del trabajo físico con las nuevas formas de automatizar el cognitivo.

3. Contar con análisis avanzados y el Big Data para la innovación de la manufacturación requiere que sustituyamos (la expresión) «humanos o robots» por «humanos y robots».

Entonces, ¿qué papel cumplen los humanos? Desde mi punto de vista, están teniendo lugar dos cambios fundamentales en el ámbito de la colaboración humano-robot.

En primer lugar, tradicionalmente, la forma en la que sea la gran mayoría de robots, tradicionalmente, la forma en la que se hacía trabajar a la gran mayoría de robots era contar con un experto que lo programara. Si pensamos en democratizar robots, esto no va a funcionar.

No hay suficientes especialistas en robótica o expertos en informática en el mundo para programar todos los robots que necesitaremos en todas las tareas que queremos que trabajen. A los robots que aparecen en línea hoy en día los entrena alguien que les enseña qué hacer. En el futuro, los humanos les dirán qué deben hacer, y al final, los robots simplemente observarán y aprenderán ─de los humanos y los unos de los otros.

En segundo lugar, necesitamos aceptar el valor de la voluntad ─o libre albedrío─ que sólo pueden aportar los humanos a la ecuación. La nueva frontera de la manufacturación combina robots que pueden ofrecer datos telemétricos en tiempo real y a través de sensores mediante software y plataformas de datos que pueden añadir datos estructurados y desestructurados. Organizados, categorizados, priorizados y presentados, los humanos pueden dedicarse a lo que mejor saben hacer: entender la información, interpretarla y tomar las mejores decisiones sobre cómo mejorar los procesos y desarrollar una innovación continua.

Cuando se coloquen los unos al lado de los otros en la cadena de trabajo, robots y humanos serán finalmente capaces de trabajar juntos en la solución de problemas, mejoras de procesos y mucho más.

En la intersección de la automatización física y cognitiva ─ahí es donde reside la era de la innovación en la manufacturación, y qué mejor momento para formar parte de ella que éste.

(GIF superior: video cortesía de Rethink Robotics)

Jim Lawton es el Jefe de Producto y el Director de Marketing de Rethink Robotics.

Jim Lawton