Pages

Categories

Search

¿LED? 6 consideraciones previas y 6 bombillas inteligentes

¿LED? 6 consideraciones previas y 6 bombillas inteligentes

Los precios del LED se han desplomado en los 4 últimos años. Su coste ya compensa en la sustitución en poco más de 1 año. ¿Conocemos todos los aspectos a considerar para sustituir nuestra antigua bombilla? Seguidamente explicamos cómo aprovechar los avances tecnológicos para disfrutar de ambientes controlables desde nuestro smartphone.

Un estudio sobre el Mercado Europeo del LED preparado en 2015 por la Agencia de Energía Danesa, Energy Piano y el Programa Europeo CLASP (Collaborative Labeling and Appliance Standards Program) evidencia que el sector de la iluminación con tecnología LED es singularmente competitivo. Además, indica que en los últimos años ha tenido un progreso increíble a nivel tecnológico y de precios. Se estima que los precios están entre 5 y 11 años adelantados a lo que deberían, por lo que obviamente el coste de esta tecnología se ha reducido sustancialmente.

De hecho, entre 2010 y 2014 el precio pagado por lumen (unidad de medida de la potencia luminosa emitida) se ha desplomado en todas sus variantes: bombilla estándar, bombilla de farola, tubo, empotrables, etc. Los descensos en estos años oscilan entre el 60% a poco más del 80% según tipología y se prevé que en los próximos años sigan bajando más moderadamente hasta equipararse a las tecnologías anteriores.

Inicialmente, se trataba de una tecnología cara que compensaba en aquellos puntos donde la luz artificial se requería por un gran número de horas. Pero el desplome de estos últimos años hace que sea una realidad ahorrar en la factura porque tienen un retorno  en poco más de un año, e incluso en el año en curso, dependiendo de su uso.

Si al aspecto del precio, añadimos los beneficios en huella de carbono y políticas medioambientales, es lógico pensar que los ayuntamientos y organismos públicos evalúen la evolución de esta tecnología que actualmente ronda los 90-150 lum/W. Esto ya permite que varios fabricantes ofrezcan LED para sustituir a la antigua incandescente de 100W, ofreciendo 1600 lumens con bombillas LED de 18-20W. Son hechos por los que cada vez más encontramos numerosas licitaciones públicas para la transformación del alumbrado.

También es una garantía que las bombillas y los tubos aguanten más tiempo iluminando y soporten más encendidos con esta tecnología. Sin embargo, a pesar de que parece razonable que nuestros gobernantes se preocupen por la sustitución o reparación de las adquisiciones, ¿hasta qué punto está justificado pedir garantías de 10 años? Si el coste del equipo probablemente está compensado en uno, la tecnología se verá sobrepasada en creces en 5 o 6 (y una garantía extra se paga). La tranquilidad que nos pueda ofrecer una garantía de 10 años no puede exceder en demasía, salvo en confianza con un fabricante responsable cuya marca aún no esté debidamente posicionada y que, si desaparece antes, tampoco nos ha servido pagar un sobrecoste para tratar de cubrirnos ante posibles fallos por más tiempo.

Pero la tecnología actual nos ofrece un amplio abanico donde escoger. Si estamos pensando en sustituir bombillas ─inquietud económica y ecológica madura─, debemos tener en cuenta las siguientes consideraciones:

1.- Dimensiones. Que la bombilla a sustituir dimensionalmente quepa. El largo y el ancho ─o el diámetro─ vienen indicados normalmente en el blíster o caja.

Bombilla

2.- Conexión. ¿Ancho o estrecho? De perogrullo, pero sin olvidar E27, E14, GU10,  etc.

Bombillas

3.- Luminosidad. Evidentemente debemos escoger una bombilla que ilumine tanto como la anterior, siempre que no cambien sus requerimientos. Probablemente incluso podamos permitirnos un poco más de luz dado que la eficiencia permite ahorrar cerca de un 80%. Esto significa que con la relación 1/5 saldremos equiparados a la luz incandescente. Aun así, conviene tener presente una advertencia: cuando se sustituya una de bajo consumo o LED, se deberá revisar la máxima potencia de los portalámparas. En las lámparas adquiridas en los últimos años la potencia soportada por el portalámparas se ha desmoronado y puede limitar a 10-12W la bombilla LED.

4.- Calidez. Que la calidez de la luz se acomode a su uso. Los famosos Daylight, con temperaturas de color habituales entre 5000-4700k, y el Soft White, con luz más cálida entre 3200-2700k, se corresponden a lo que en España siempre hemos conocido por luz blanca o luz amarilla. Aun así, se pueden encontrar bombillas con un blanco más frío >5000k. Es recomendable el blanco para los baños y la cocina porque no alteran el color, mientras que la luz amarilla es más tranquilizante para el salón o las habitaciones. De todos modos, más adelante comprobaremos que algunas bombillas pueden ser tan inteligentes que cambian entre ambos tonos.

Calidez

5.- Ángulo. El ángulo de Iluminación (o ángulo de apertura). Inicialmente era un grave problema por sus estrechos ángulos. En la actualidad es fácil encontrar bombillas LED con ángulos de al menos 120º. Si no queremos una luz focalizada porque deseamos repartir la luz en todas las direcciones, especialmente arriba y abajo, deberemos buscar ángulos mayores. Valores entre 240-300º estarían bien para estos casos.

Ángulo

6.- Regulable. También conocido como dimmable. Es un concepto interesante si queremos regular la intensidad de la luz y poder así generar ambientes. No siempre es necesario, pero si éste fuera el caso debemos comprobar que la bombilla LED acepte serlo porque en la práctica no son compatibles, o al menos no es lo habitual porque las primeras en salir al mercado no lo eran.

Regulador eléctrico

Además de estos aspectos básicos, conviene recordar que existen bombillas inteligentes que nos permitirán iniciarnos en la domótica, la automatización del hogar o simplemente disfrutar de regular la intensidad de alguna bombilla desde el smartphone. Si no es de nuestro interés no pasa nada, aceptamos que son más caras y tienen menos variedad, pero deberíamos detenernos un momento en las siguientes bombillas inteligentes y el posible atractivo de sus particularidades.

Bombillas inteligentes:

 1.- Philips HueEsta bombilla se puede conectar a nuestro smartphone y regular su intensidad, programar ciclos de luz o usar la configuración de color que más nos guste al tratarse de LED multicolor. Philips tiene la gama más amplia y el precio todavía muy alto (60€ una bombilla individual), pero si nos resulta interesante no podemos olvidar adquirir además el dispositivo Hue bridge encargado de coordinar las bombillas.

2.- GE Link. Con un envase de precio extraordinariamente asequible podemos levantarnos por la mañana con luz blanca intensa y acostarnos con una luz tenue y cálida que calme nuestro sueño. Muy atractivo y recomendable para empezar a jugar con el smartphone y programar estos ciclos a un coste que puede permitirse cualquier bolsillo si no pretendemos jugar con todos los colores.

3.- Osram Lightify. El tercero de los líderes en el mercado también prefiere precios más ajustados y luz práctica más que decorativa. En este caso el que el hub o puente de conexión con la bombilla se conecta directamente a un enchufe y no es excesivamente aparatoso como en el caso de Philips.

4.- Belkin Wemo. Siguiendo más bien los pasos de General Electric y Osram es la casa que más se interesa por integrar el hogar automatizado y va mucho más allá de la luz. El dock central puede controlar hasta 50 bombillas.

5.- Cree Connected. Con precios asequibles destaca por la compatibilidad con otros sistemas por los que se puede aprovechar el modelo Hub ZigBee, Zink (GE), Smarthings de Samsing o de Dock WeMo. Por el momento solo están disponibles en un formato y luz blanca.

6.- Sengled Boost. Nada más a destacar como bombilla salvo que la tecnología Wi-Fi integrada le permite funcionar como cliente y como punto de acceso a la red inalámbrica del lugar. La capacidad inalámbrica se aprovecha para su control mediante una App gratuita disponible tanto para Android como para iOS. Esta puede ser su opción si tiene habitaciones con deficitaria calidad de conexión.

Bombilla inteligente GE Link                                 

  GE Link es una de las bombillas más asequibles del mercado. Fuente: GE Link.

Puede que estas bombillas nos intriguen y prefiramos investigar un poco más. Es necesario recordar que, para obtener el control y sus posibilidades, el sistema de conexión es importante. Con él podremos controlar a distancia estas bombillas desde mandos, sistemas de control o desde un smartphone.

Incluso si pretendemos llegar más allá, la iluminación decorativa mediante LED avanza vertiginosamente. Invirtamos un poco de tiempo y busquemos algunos videos sobre ella. Nos sorprenderán.