Pages

Categories

Search

SI COMPRO UN VEHÍCULO ELÉCTRICO, ¿DÓNDE LO ‘ENCHUFO’?

SI COMPRO UN VEHÍCULO ELÉCTRICO, ¿DÓNDE LO ‘ENCHUFO’?

España está a la cola europea en vehículos eléctricos y las ayudas gubernamentales no son el problema. Nuestra conciencia y la falta de seguridad en el mantenimiento o la recarga puede que sean nuestro principal inconveniente.

Europa ha sido la región con más ventas de vehículos eléctricos durante 2015, alcanzando las 193.439 unidades. Esta cantidad prácticamente duplicó la registrada en 2014. China se situó en la segunda posición, con 150.272 unidades, también duplicando las unidades del año anterior. Estados Unidos queda relegado a la tercera plaza con 115.155 y al bajar un 6 por ciento sus ventas.

En nuestro país hemos pasado de las 1.825 unidades contabilizadas en 2014 a las 2.839 registradas el año pasado. Si bien es un incremento de casi un 56 por ciento, esta cifra es insignificante. De hecho, estamos verdaderamente lejos de otros países europeos como Holanda ─con 43.233─, Noruega ─con 34.320─, Reino Unido ─con 28.188─, Francia ─con 26.583─, Alemania ─con 24.171─, etc.

Lo cierto es que estas 2.839 unidades de vehículos eléctricos e híbridos enchufables apenas representan un 0,2 por ciento de cuota de mercado ─excluyendo los vehículos comerciales─. La Unión Europea estableció como objetivo para el 2020 que el 20 por ciento de los coches matriculados fueran de energías limpias.

Los expertos en movilidad eléctrica obviamente coinciden en que las acciones para potenciar este sector son manifiestamente insuficientes. El Plan MOVELE estableció ayudas a la compra de coches eléctricos por valor de 7 millones de euros en 2015 (3 menos que en 2014)  y se agotó en octubre.

Para el 2016, el Plan MOVEA cambia de siglas por atender al nombre de Plan de Impulso a la Movilidad con Vehículos de Energías Alternativas, donde se incluyen fondos para vehículos eléctricos, gases licuados del petróleo (GLP) y gas natural comprimido (GCN). El plan dispone de un fondo de 16,6 millones de euros y las ayudas dependen de la categoría del vehículo (con límite de precio), el tipo de combustible y en algunos casos desde la MMTA hasta la autonomía. Todo regulado por el RD1078/2015 del 27 de noviembre. Las solicitudes de ayuda se pueden cursar a través de la web www.moveaplan.es.

En el año 2010 se preveía que en España circularían 389.500 vehículos en 2015 con energía limpia y únicamente se ha llegado al 1% de la estimación. Por las fechas en que se hicieron los cálculos, la tecnología del vehículo eléctrico se encontraba en incipiente desarrollo y su consolidación parece prolongarse más de lo esperado. La crisis económica, las barreras psicológicas del cliente y la falta de concienciación medioambiental en España han terminado de hundir las expectativas.

El Ministerio de Industria presentó en julio la nueva Estrategia de Impulso del Vehículo con Energías Alternativas para España (IVEA) hasta 2020 y se ha marcado el objetivo de vender 150.000 eléctricos. Con alguna excepción, la tendencia es que el mercado de vehículos con tecnologías alternativas va en aumento. Dependiendo del mercado, la tecnología alternativa mayoritaria va cambiando, así como la oferta de los fabricantes, siempre teniendo la premisa de la autonomía (más importante en vehículos industriales) y en emisiones contaminantes (más presentes en vehículos ligeros o turismos).

En el Barómetro Bosch podemos comprobar cómo proliferan las marcas que ofrecen vehículos con energías alternativas y el crecimiento del número de modelos entre los que ahora podemos elegir. De entre todo ello cabe destacar que el mayor crecimiento se encuentra en el segmento de vehículos pequeños, dado que su orientación al uso en ciudad los hace ideales para esta nueva movilidad.

Matriculación vehículos alternativos

Este objetivo de vender 150.000 coches en 2020 parece atender a un crecimiento ambicioso, pero más razonable. Si consideramos las ventas del primer trimestre de 2016 según movilidadeléctrica.com, en España ya hemos alcanzado las 990 unidades sin contar los vehículos industriales y comerciales.

Matriculación de eléctricos y enchufables en España

Aunque represente un buen incremento sobre el 2015, seguimos en el furgón de cola europeo. Puede que el reciente escándalo de contaminación de los vehículos de Volkswagen y la creciente preocupación por la contaminación de las ciudades con las últimas restricciones en Madrid puedan alimentar la conciencia ambiental de la gente para decidirse por la alternativa del vehículo eléctrico. Pero está claro que la legislación de los países debe animar la transición.

Todos los países están empleando una política de subvenciones para compensar el mayor precio de los coches eléctricos. Sin embargo y aunque lo parezca, no siempre hay relación entre la cuantía de la subvención y la adquisición cuando comparamos los diferentes países. Así se desprende en la siguiente gráfica logarítmica con datos de la International Energy Agency (iea) y el World Bank.

Relación entre subsidios y vehículos en 2014

Está claro que la ayuda económica para su adquisición es un factor que se tiene en cuenta, que las áreas de acceso restringido en los centros de ciudad puede influir, que el aparcamiento gratuito en zonas de pago ayuda… pero debe haber algo más y se advierte fácilmente en la siguiente gráfica que nos propone la International Energy Agency.

Relación entre puntos de carga y vehículos

En esta gráfica observamos una buena correlación y además muestra claramente dónde fallamos en España. El verdadero problema es la disponibilidad de los puntos de recarga. Algunos se preguntarán si es antes la gallina o el huevo. Seguro que si hubiese más coches acabarán apareciendo más puntos de recarga, pero, ¿nos decidiríamos por un eléctrico si tuviéramos más facilidades para recargarlo?

Internamente en España y, a nivel de comunidades, también se comprueba que estas variables van ligadas según el Barómetro Bosch-ANFAC, pues las cuatro comunidades con mayor cuota de matriculación al menos están entre las cinco con mayor número de puntos de recarga. Por otra parte, no estaría de más una mayor coordinación entre las comunidades, pues salvo que seamos expertos en movilidad o invirtamos un tiempo razonable, es imposible saber en qué ciudades podemos aparcar en la zona verde.

Gráficos de puntos de recarga y cuotas de matriculación

La seguridad y la confianza son muy importantes a la hora de realizar una adquisición que debe acompañarnos durante bastantes años. La usabilidad del producto claramente la determinarán factores como la autonomía y las posibilidades de recargarlo fácilmente. También cabe superar el miedo a la tecnología con los suficientes talleres oficiales que puedan darnos la confianza de que resolverán cualquier problema que nos pueda surgir en un tiempo razonable.

El plan MOVEA del 2016 afortunadamente lo tiene en cuenta y subvenciona la instalación incluso para enchufes en  casas particulares. Cabe también recordar que si se dispone de coche eléctrico existe una tarifa muy reducida por la noche pensada en la recarga de los vehículos. Además, aprovechamos que esta energía procede de la producción nocturna de los aerogeneradores españoles, que muchas noches experimenta un excedente y realmente no se aprovecha.

Por último y para animarnos, España es el único país del mundo donde se fabrican cinco modelos distintos de vehículos eléctricos además de un cuadriciclo. Esta experiencia nos proporciona posibilidades para seguir fabricando y recibiendo nuevos modelos como los que hasta ahora producimos:

  • En Galicia, las dos versiones eléctricas de las furgonetas del grupo PSA, Berlingo y Partner.
  • En Vitoria, la Mercedes Vito E-Cell.
  • En Barcelona, la Nissan e-NV200.
  • En Valladolid, el Renault Twizy en sus dos versiones, ligera y pesada.
  • En Valencia, el Ford Mondeo Hybrid.